EL PELIGRO DE LOS CLÁSICOS – Boris Vian


El reloj electrónico de pared dio dos campanadas y me sobresalté, arrancándome con esfuerzo del torbellino de imágenes que se agolpaban en mi mente. Constaté además con cierta sorpresa que el corazón me… Sigue leyendo