EL RETRATO OVAL – Edgar Allan Poe


  El castillo en el cual mi criado se le había ocurrido penetrar a la fuerza en vez de permitirme, malhadadamente herido como estaba, de pasar una noche al ras, era uno de… Sigue leyendo

La Belleza de Pensar – Entrevista a Roberto Bolaño


Born Into This – Charles Bukowski


Fear and Loathing on the Road to Hollywood – Hunter S Thompson


EL CUENTO DE OMAR Y DILARAM – Wilhelm Raabe


       —Doctor Hagen, usted que peregrinó por el desierto, ¡relátenos un cuento!    —¡Bravo! —gritó el científico—. La señorita Eugenia siempre tiene las ideas más sensatas. ¡Aligere usted los caballos y alivie al… Sigue leyendo

LA BOLSA DE BASURA – Leo Masliah


Rodríguez iba saliendo de su casa para ir a trabajar, pero volvió para buscar una bolsa plástica llena de basura, que tenía preparada desde la víspera para una ocasión así, es decir, una… Sigue leyendo

LA NOCHE BOCA ARRIBA – Julio Cortazar


 Y salían en ciertas épocas a cazar enemigos; le llamaban la guerra florida.   A mitad del largo zaguán del hotel pensó que debía ser tarde, y se apuró a salir a la… Sigue leyendo

Canto a la Argentina – Rubén Darío


¡ARGENTINA! ¡Argentina! ¡Argentina! El sonoro viento arrebata la gran voz de oro. Ase la fuerte diestra la bocina, y el pulmón fuerte, bajo los cristales del azul, que han vibrado, lanza el grito:… Sigue leyendo

El mito de Sísifo – Albert Camus


  Los dioses habían condenado a Sísifo a rodar sin cesar una roca hasta la cima de una montaña desde donde la piedra volvería a caer por su propio peso. Habían pensado con… Sigue leyendo

Cosa Cercana – Robin Scott Wilson


Supondría para el planeta Garyon un largo período de estrecheces y pobreza. Un largo período… tal vez dos generaciones, pero tenían que hacerlo. Los garyoni eran una raza joven y fuerte, y su… Sigue leyendo

LOS HUÉSPEDES – Saki


-El Paisaje que se ve desde nuestras ventanas es verdaderamente encantador –dijo Annabel-; esos huertos de cerezos y esos prados verdes, y el río que serpentea a lo largo del valle, y la… Sigue leyendo

“Hoja” de Niggle – John Ronald Reul Tolkien


      Había una vez un pobre hombre llamado Niggle, que tenía que hacer un largo viaje. El no quería; en realidad, todo aquel asunto le resultaba enojoso, pero no estaba en su mano… Sigue leyendo

CORAZONES PERDIDOS – M. R. James


Hasta donde recuerdo, fue en septiembre de 1811 cuando un carruaje se detuvo ante la puerta de Aswarby Hall en el corazón del condado de Lincolnshire. El niño, único pasajero, descendió de un… Sigue leyendo

LA CAPITAL DEL MUNDO – Ernest Hemingway


  Hay en Madrid infinidad de muchachos llamados Paco, diminutivo de Francisco. A propósito, un chiste de sabor madrileño dice que cierto padre fue a la capital y publicó el siguiente anuncio en… Sigue leyendo

CERTIFICADO DE RESIDENCIA – Camilo José Cela


El hombre bajó trabajosamente del automóvil. Entre su pierna derecha escayolada desde el tobillo a la ingle, el embarazo de las muletas y el peso de una cartera de mano colgándole del cuello,… Sigue leyendo

El elixir de larga vida – Honore de Balzac


En un suntuoso palacio de Ferrara, agasajaba don Juan Belvídero una noche de invierno a un príncipe de la casa de Este. En aquella época, una fiesta era un maravilloso espectáculo de riquezas… Sigue leyendo

Ese Hombre – Rodolfo Walsh


  El guardia civil pregunta el nombre, consulta su lista, abre la puerta del parque. El tenue sol madrileño quita de las rodillas la lluvia de París, funde la nieve de Praga. En… Sigue leyendo

Historia de un muerto contada por él mismo – Alejandro Dumas


Una noche de diciembre nos hallábamos reunidos tres amigos en el taller de un pintor. Hacia un tiempo sombrío y frío, y la lluvia golpeaba los cristales con un ruido continuo y monótono.… Sigue leyendo

El regalo de un hombre inútil – Alan Dean Foster


    Tanto Pearson como la nave estaban acabados. No lo había imaginado cuando la había alquilado (sin intención de devolverla y sin preocuparse de revisarla previamente, puesto que tanto la tarjeta de… Sigue leyendo

EL CARRITO FANTASMA – Rudyard Kipling


  Que ningún sueño maligno perturbe mi descanso ni me toque el Poder de las Tinieblas. Himno vespertino Una de las pocas ventajas que la India tiene sobre Inglaterra es una gran facilidad… Sigue leyendo

T R E S M U E R T E S – León Tolstoi


Era en otoño. Por la gran carretera rodaban a trote largo dos carruajes. En el primero viajaban dos mujeres. Una era el ama: pálida, enferma. La otra, su criada: gorda y de sanos… Sigue leyendo

El día de difuntos de 1836 – Mariano José de Larra


En atención a que no tengo gran memoria, circunstancia que no deja de contribuir a esta especie de felicidad que dentro de mí mismo me he formado, no tengo muy presente en qué… Sigue leyendo

Las Gusanas – Alfonso Martínez Garrido


  El viejo mestizo ya había separado, con la delicadeza de una manicura, las dos piezas de la cápsula medicinal, y vertido su contenido en un cenicero lleno de residuos de cigarros que… Sigue leyendo

LA ESTRATEGIA DE LA ILUSIÓN – Umberto Eco


    TV: LA TRANSPARENCIA PERDIDA 1. La Neo TV Erase una vez la Paleotelevisión, que se hacía en Roma o en Milán, para todos los espectadores, y que hablaba de inauguraciones presididas… Sigue leyendo

Yambalalón y sus siete perros – Juan Villoro


A Pablo Las cosas ocurrieron allá por 1962, una época en que la nana me peinaba con limón y una goma verde que venía en frascos de plástico con forma de gato. En… Sigue leyendo

Schwendimann – Robert Walser


  Había una vez un hombre singular. ¡Bueno, bueno!, pero ¿qué clase de hombre singular? ¿Qué edad tenía y de dónde era? Eso no lo sé. Tal vez puedas decirme cómo se llamaba.… Sigue leyendo

El Caso de los Niños Deshidratados – Alejandro Jodorowsky


Nunca me senté frente a mi máquina de escribir con tanta desesperación: sé que este artículo será leído con escepticismo. Y sin embargo todos los datos que doy son verídicos, aparecidos en periódicos… Sigue leyendo

El hombre de Hielo – Haruki Murakami


Me casé con un hombre de hielo. Lo vi por primera vez en un hotel para esquiadores, que es quizá el sitio indicado para conocer a alguien así. El lobby estaba lleno de… Sigue leyendo

Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura – Kenzaburo Oé


Durante el invierno de 196…, un hombre anormalmente gordo estuvo a punto de caerse al estanque de agua sucia donde se bañaban los osos blancos. Aquello fue para él una experiencia tan dura,… Sigue leyendo

Retrospectiva. La campaña de la OTAN sobre Kosovo – Noam Chomsky


Calmado el asunto, debería ser posible abordar una revisión y un análisis relativamente desapasionados de la guerra de la OTAN en Kosovo. Se podría esperar que el asunto hubiese dominado el milenarismo de… Sigue leyendo

La última evolución – Tily Burgos


“Pensaba que los profetas eran personas con buena imagen y gran talento para embaucar a sus oyentes; como los escritores de ciencia ficción pero con aires religiosos. Hoy al ver a mi hermana… Sigue leyendo

Las Alas del Deseo – Peter Handke


    Cuando el niño era niño andaba con los brazos colgando, quería que el arroyo fuera un río, que el río fuera un torrente y que este charco fuera el mar. Cuando… Sigue leyendo

Isabella, tres carabelas y un charlatán – Darío Fo


    Personajes:         – Seis niños       – Seis personas del público       – Frailes       – Actor condenado, Colón       – Verdugo       – Mensajero       –   Mujer, pariente… Sigue leyendo

La sed y el agua – Mario Arregui


Como el sediento que duerme y en sueños ve un río y agotas insaciable agua ilusoria: así Venus engaña a los amantes con simulacros… LUCRECIO Érase un pueblo como muerto bajo el sol… Sigue leyendo

Felicidad clandestina – Clarice Lispector


Ella era gorda, baja, pecosa y de pelo excesivamente crespo, medio amarillento. Tenía un busto enorme, mientras que todas nosotras todavía eramos chatas. Como si no fuese suficiente, por encima del pecho se… Sigue leyendo

EL HUEVO Y LA GALLINA – Domingo Santos


El visitante se puso en pie cuando Jorge Orolia, doctor en psicología y parapsicología y presidente honoris causa del Departamento de Relación de los Tres niveles, penetró en la habitación. Los dos hombres… Sigue leyendo

PERSISTENCIA – José B. Adolph


Gobernar la nave se hace cada vez más problemático. Los hombres están inquietos; sólo la más ardua disciplina, las más dulces promesas, las más absurdas amenazas mantienen a la tripulación activa y dispuesta.… Sigue leyendo

El cuaderno rojo – Paul Auster


1 En 1972 una íntima amiga mía tuvo problemas con la ley. Vivía aquel año en una aldea de Irlanda, no muy lejos de la ciudad de Sugo. Yo había ido a verla… Sigue leyendo

RUISEÑOR DEL LODO – Oliverio Girondo


    “RUISEÑOR DEL LODO”   Corbière   ¿POR QUÉ bajas los párpados? Ya sé que estás desnudo, pero puedes mirarme con los ojos tranquilos. Los días nos enseñan que la fealdad no… Sigue leyendo

LOS SECRETOS DEL CORAZON – Gibrán Khalil Gibrán


  La majestuosa mansión se encontraba bajo las alas de la noche silente, como la Vida bajo la envoltura de la Muerte. En su interior, una doncella sentada ante un escritorio de marfil,… Sigue leyendo

EL PODER DE LOS NOMBRES – Ursula K. Le Guin


  El señor Bajocolina salió de debajo de su colina, sonriendo y respirando con dificultad. Cada resoplido salía disparado por las ventanas de su nariz como una doble bocanada de vapor, blanca nieve… Sigue leyendo

HAY UN DÍA FELIZ – Nicanor Parra


HAY UN DÍA FELIZ     A recorrer me dediqué esta tarde las solitarias calles de mi aldea acompañado por el buen crepúsculo que es el único amigo que me queda. Todo está… Sigue leyendo

Canario Viejo – Juan José Morosoli


Cuando Toledo embarcó en “Las Palmas” traía “lo puesto”. -Llevás poco, le dijo el padre. Y él contestó: -Con menos me van a enterrar. Lo puesto y en el bolsillo del saco unas… Sigue leyendo

BEATRIZ (Satanás) – Ramón del Valle-Inclán


I Cercaba el palacio un jardín señorial, lleno de noble recogimiento. Entre mirtos seculares blanqueaban estatuas de dioses. ¡Pobres estatuas mutiladas! Los cedros y los laureles cimbreaban con augusta melancolía sobre las fuentes… Sigue leyendo

La Burocracia – Eduardo Galeano


La burocracia 1 En tiempos de la dictadura militar, a mediados de 1973, un preso político uruguayo, Juan José Noueched, sufrió una sanción de cinco días: cinco días sin visita ni recreo, cinco… Sigue leyendo

HOMBRE DE ACERO, MUJER DE KLEENEX – Larry Niven


Es más rápido que una bala toda velocidad. Es más poderoso que una locomotora. Es capaz de rebasar los edificios más altos de un solo salto. ¿Por qué no puede conseguir una chica?… Sigue leyendo

UNA SEÑORA – José Donoso


  No recuerdo con certeza cuándo fue la primera vez que me di cuenta de su existencia. Pero si no me equivoco, fue cierta tarde de invierno en un tranvía que atravesaba un… Sigue leyendo

UN PLATILLO DE SOLEDAD – Theodore Sturgeon


Si está muerta, pensé, nunca la encontraré en esta blanca lluvia de luna en el mar blanco, con la espuma lamiendo la pálida, pálida arena como un gran shampú. Casi siempre, los que… Sigue leyendo

¡QUE ME ENGAÑEN SIEMPRE ASI! – Marqués De Sade


Hay pocos seres en el mundo tan libertinos como el cardenal de…, cuyo nombre, teniendo en cuenta su todavía sana y vigorosa existencia, me permitiréis que calle. Su Eminencia tiene concertado un arreglo,… Sigue leyendo

ULTIMO VUELO A MARTE – Fausto Cunha


Marz, benamed planid, Ker di Terra i Galax, Marz, halt mi plás an tid. Vol somrevirn’ an pax. (De «Canción de los Proxores de Campo Vhur», milenio 69. Citada por Shorne Gheorg.)  … Sigue leyendo